Mujeres Increíblemente Inquebrantables: Historia de Pamela La mujer de Mil Batallas

Mujeres Increíblemente inquebrantables: Pamela, La mujer de las mil Luchas

Tuve la oportunidad de conocer al Pamela desde muy niña, ya que ella y yo éramos del mismo pueblo donde crecimos. Pamela era compañera de mi hermana mayor y pues les puedo asegurar que no me caía muy bien al principio. Su personalidad eufórica y loca me aturdían.

Al pasar los años, luego de que ella se graduará de la Escuela a la que asistíamos no la volví a ver por mucho tiempo. Luego de algunos años me mudé con mi familia a otro sector del mismo pueblo, muy cerca de la casa de Pamela.

Para esa época yo ya estaba en el colegio y pues todos los días tenía que caminar 600 mts hasta la salida de la calle para tomar el Autobús, pues mientras esperaba; Pamela siempre se encontraba en la parada, ella también asistía al mismo colegio que yo.

De esa manera empezamos a viajar justas hasta el colegio y fue creciendo en nosotras una hermosa amistad. Ella empezó a decirme “Sopa”, porque por donde fuera que ella estaba nos topamos siempre, entonces ella siempre me decía ¡Hasta en la Sopa me sale! Y pues precisamente ese apodo fue el que nos unió aún más.

Con el pasar del tiempo Pamela y yo empezamos a hacernos amigas muy cercanas; un día ella me invitó a su casa porque hacia unas Empanadas de Carne, queso y todo lo que se encontrará en su refrigerador super mortales y deliciosas. A todo esto ¡Cocina delicioso!

Pues les cuento que ese día que fui a su casa, conocí la realidad en la que Pamela vivía, su madre Liliam era una señora muy buena, pero cuando ella alrededor de los 10 años su madre había sufrido un accidente que la había dejado parapléjica. Recuerdo que la primera vez que supe eso, me impresioné, no entendía como ella y sus hermanos siendo tan solo adolescentes tenían tanta responsabilidad sobre sus hombros; su madre dependía de ellos completamente, necesitaba que la bañaran, la vistieran, le dieran de comer, cuidaran de su higiene, aparte de por estar en inmovilizada padecía de muchos ataques pulmonares y bronquiales, por lo que a cada nada caía en el Hospital. Su padre, un hombre lejano de considerarlo malo, más bien creo que era un hombre que no conocía la importancia y el peso que tenía en su familia, empezó a tomar malas decisiones y pues terminó en la cárcel, dejando a sus hijos aún más solos de lo que ya se encontraban y con la responsabilidad de su madre.

Fue impresionante ver como Pamela y sus hermanos cuidaban de su madre con tanto amor, estos chicos prácticamente habían dejado de tener infancia y adolescencia, para dedicarse a cuidar de su Madre en esa condición.

Recuerdo que Pamela siempre me decía La Sopa y Doña Liliam muy amablemente un día dijo que sonaba mejor ´´Sopita´´ y pues me quedé como ´´La Sopita´´, al pasar de los años cuando entré en más confianza con toda la familia terminé siendo ´´La Sopi´´.

Lo cierto es que gran parte de mi adolescencia la viví en la casa de Pamela, en muchas ocasiones hacíamos planes para salir en las noches e irnos de fiesta, pero la mayor parte del tiempo ella tenía que cuidar de su madre. Entonces armábamos la fiesta todas las amigas alrededor de Doña Liliam y pasábamos la noche todas juntas con ella, para que no estuviera sola y hacerla pasar un rato ameno. Alejarla, aunque sea tan solo un poquito de las preocupaciones, tristezas y sufrimientos que se vivían del día a día.

Hacíamos tardes de café y un joven que era novio mío, que canta Hermoso llevaba su guitarra y pues cantábamos todos, con tal de que tanto Doña Liliam y Pamela despejarán su mente.

Con el pasar del tiempo, tanto era lo que nos habíamos unido que terminamos siendo como hermanas, ella sin duda era para mi un ejemplo de Superación y esfuerzo, se levantaba a tempranas horas por la mañana para poder dejar a su madre lista e ir al colegio. Y luego llegaba del colegio a atender a su madre, hacer sus tareas y estudiar para exámenes. ¿Cómo lo hacía? Aún no lo sé… Pero sin duda Dios le daba la fortaleza.

Para cuando Pamela cumplió casi los 20 años, su madre Liliam Falleció. Su cuerpo no resistió más los problemas respiratorios que le generaban la inmovilidad. Tanto para Pamela como sus hermanos fue un golpe muy duro, ya que ellos amaban a su madre y pues nunca la vieron como una carga en sus vidas, sanar esa pérdida para ella fue muy difícil, recuerdo que a veces le daban ataques de ansiedad al recordar a su madre. Y como no, si por 10 años ella había velado cuido de su madre con tanto amor y esmero.

Luego de eso tanto ella como yo empezamos a trabajar en un mismo lugar, y pues nos empezamos a meter en una vida parrandera. Andábamos de fiesta en fiesta juntas con otras amigas. Fueron tiempos muy bonitos en los que pudimos compartir mucho. Aunque tengo que admitir que yo era la oveja negra del grupo de amigas (Pero no es mi historia, es la de ella).

Ella es una mujer muy luchadora y siempre la he admirado por eso, Pamela me enseñó que no importa que tan difícil puede ser un camino, si tienes deseos de salir adelante lo harás a costa de todo.

Vivió momentos muy duros, su padre se encontraba en la cárcel, su madre había tenido el accidente y luego falleció, sus hermanos, aunque siempre han sido muy unidos, hubo un tiempo en que cada uno velaba por si solo, entonces ella creció con muchos vacíos dentro de su corazón, muchas inseguridades le rodeaban y eso no le permitía ver las promesas que Dios tenía delante de ella.

Por mucho tiempo ella y yo trabajamos juntas, luego a ella por un recorte de personal de la empresa en la que estábamos se quedó sin su trabajo, afortunadamente Pamela es de ese tipo de mujer que si gana 10 colones ahorra 5 y eso le ayudó a mantenerse mientras encontraba otro trabajo.

Luego de un tiempo ella consiguió un trabajo nuevo que le permitió continuar sus estudios, y empezó a emprender el viaje en la carrera que tanto anhelaba, Terapia Física; fue gracias a su deseo de superación que para el año pasado logró graduarse de Licenciada en Terapia Física e incorporarse al colegio respectivo.

Recuerdo una vez que Pamela en medio de sus inseguridades me dijo que a ella nadie la quería, ¡cosa que no era cierto! Yo la amaba como mi mejor amiga y la familia que uno escoge y así también mucha gente que tenía alrededor. Pero la lista de eventos desafortunados en su vida la alejaban de su realidad de vida, haciéndola pensar que ella no era valorada y querida. Adicionalmente había tenido un novio que le había hecho mucho daño. Entonces recuerdo que le dije: Pamela, todas las personas estamos destinadas a encontrar a nuestra alma gemela, tan solo hay que saber esperar por el indicado.

Poco tiempo después de eso ella conoció a su actual esposo, recuerdo que yo le ayudé con los detalles de la Boda. Y para mí, fue de gran satisfacción poder ver realizado un sueño que ella tenía, casarse con el hombre que ama, crear con él un Hogar.

También la vi construir su familia al mismo tiempo que estudiaba para ser una profesional en el campo de la terapia física, una mujer de lucha incansable que no se rindió ante nada, recién siendo madre con el sacrificio que todo esto ejerce, logró sacar a puro esfuerzo y dedicación su Licenciatura.

Hoy en día, Pamela es una mujer profesional, emprendedora, madre de una niña muy hermosa e inteligente llamada Liliam y es esposa.

Ella es una mujer que en lo personal tiene demasiado amor para dar, su corazón está lleno de caridad, entrega total y sensibilidad. Una mujer empoderada de sus sueños y anhelos, de su vida; deseosa de alcanzar y cumplir aún más sueños en su vida, una mujer que daría su vida por los que ama.

Ella es imperfecta como muchas de nosotros, pero su deseo ha salir adelante no la detiene. Yo admiro a Pamela porque ella me enseñó que los limites están tan solo en nuestra cabeza y quien quiere salir adelante lo hará de todas maneras, que no es cuestión de suerte, sino de cambio de actitud, esfuerzo, dedicación y trabajo duro.

Su dedicación y amor a su familia la lleva a darse en cuerpo y alma, es una amiga fiel, aunque a veces yo no lo sea para ella, sin embargo, en su corazón no cabe resentimiento, ni envidia. Ella se convirtió en unos de los pilares en mi vida, una de las personas a las que más admiro y por eso hoy le doy este Homenaje, Por ser una mujer Increíblemente Inquebrantable.

Hannia Castro

ADM MUJER INQUEBRANTABLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s