Mujeres Increíblemente inquebrantables: La historia de Verónica, La mujer con la Fe Inquebrantable.

Mujeres Increíblemente inquebrantables: La historia de Verónica, La mujer con la Fe Inquebrantable.

¿Alguna vez han conocido personas que brillan con luz propia? ¡Pues yo sí! La historia del día de hoy corresponde a una Mujer que no solo tiene estrella, sino una luz que donde quiera que se encuentre ilumina todo el lugar.

Conocí a Verónica hace escasos 3 años, tuve la oportunidad de trabajar con ella en el mismo departamento para la empresa para la que laboro, ambas somos impulsivas, inquietas y sumamente dedicadas a nuestro trabajo, porque nos apasiona lo que hacemos, no se si les ha pasado, pero hay personas que uno ve y se da un click instantáneo, eso sentí la primera vez que la conocí.

Verónica es el tipo de mujer alegre, de esas que donde quiera que llega ilumina el lugar con su luz propia, tiene una facilidad para hacer reír a la gente, y es común ver los lugares en donde ella se encuentra hechos un ´´jolgorio´´ (fiesta); porque así es ella una pura fiesta.

Su empatía y calidez con la gente, la hacen una persona extremadamente genuina, aparte de ser una mujer muy inteligente y llena de vida.

Cuando empecé a trabajar con ella una de las cosas que me gustaba es que a pesar de que existían momentos de mucho estrés por las cargas laborales, ella siempre me sacaba una sonrisa con sus ocurrencias, era muy ameno estar trabajando a su lado porque ella hacía que el trabajo fuera menos rutinario.

Ella es como una niña en el cuerpo de una mujer, y eso es lo que la hace completamente hermosa y para quienes tenemos la oportunidad de conocerla, nos sentimos alagados de ser sus amigos.

No conozco la historia de vida completa de Verónica, pero conozco una historia en ella que en lo personal ha sido una de las que más me ha demostrado que cuando uno quiere arrebatarle un milagro a Dios, es solo cuestión de Oración, confianza, dedicación y sacrificio, mucho sacrificio y fe en la voluntad de él, sea esta cual sea.

Hace como dos años, Verónica tuvo que enfrentar uno de los momentos más difíciles que todo hijo puede tener, el que le digan ¡Su Madre tiene cáncer! Yo creo que nadie esta preparado para una noticia así, pero cuando la tenemos que enfrentarla es sumamente difícil, saber que aquel ser que ha dado la vida por uno, la puede perder por una enfermedad que se empeña a destruir su felicidad, se puede tornar sumamente doloroso y confrontativo.

Ahí es cuando sentimos que el mundo se nos viene abajo y donde quizás creemos que los castillos que hemos construido en menos de 1 minuto ante una noticia como esa, son derrumbados en nuestros adentros y reconstruirlos requerirán de mucho trabajo.

Sé lo difícil que para ella fue esa noticia, y muchas veces vi como Vero sacaba fuerzas donde no las tenía, con tal de acompañar a su madre a las quimioterapias, levantándose muy temprano, para llegar anticipadamente al horario normal del trabajo y así poder salir una hora antes para acompañar diariamente a su madre a las citas médicas que ella necesitaba, haciendo un sacrificio sobrenatural por amor a su madre.

Ella se aferró en todo este proceso a algo que la mayoría nos dedicamos a perder, LA FE.

La he llamado, La mujer de la Fe inquebrantable, porque fue precisamente ella la que me enseñó que en lo momentos de dificultad la Fe es último que se debe de perder.

Verónica decidió algo en todo este proceso, arrebatarle a Dios un milagro de sus manos, ella no se dejó vencer, sabía que si se derrumbaba eso sería malo para su madre, por eso a pesar de que su corazón estaba roto por dentro, mantuvo siempre su espíritu alegre.

Una de las cosas que más admiré de Verónica durante el tiempo que tuve la oportunidad de estar a su lado fue la decisión de mirar la enfermedad de su Madre como un proceso que Dios les estaba permitiendo para sanar y renovar su propia vida.

¡No sé si en el silencio de su soledad ella le renegaba a Dios, pero durante el tiempo que tuve la oportunidad de compartir con ella, siempre me inspiró y me demostró una Fe inquebrantable, nunca vi en ella un renegarle o culpar a Dios por lo que pasaba! ¿ Y, Saben que fue lo más impresionante para mí? Que yo viniendo de una formación y un camino de ´´conversión´´ en la Iglesia donde llevaba mas de 9 años, vivía cuestionando y reclamando a Dios por una serie de cosas estúpidas y sin razón. Y pues ella una mujer creyente, más no tan practicante y metida en la Iglesia como se suponía era yo, me dio la lección más fuerte de mi vida. La confianza en Dios y el pensar que él no tiene la culpa de nada, sino que él permite la prueba, para manifestar su Gloria.

Ella se ha dedicado a Orar por su mamá, a cuidar de su madre; ha tenido que renunciar a varias cosas para mantenerse a su lado, conoce que el tiempo es de Dios y que es perfecto, por eso aprovecha cada minuto que puede al lado de su madre y agradece a Dios por cada nuevo día que tiene la oportunidad de estar con ella.

Luego de algún tiempo Verónica tuvo una mejor oportunidad laboral y pues tomó la decisión de enrumbar su vida por otro camino, que no solo le permitiría crecer profesionalmente sino también mantener la rutina del cuidado de su madre en este proceso de lucha contra el cáncer. Pero eso no detuvo, que en nosotras existiera y se mantuviera un muy linda amistad, más sabiendo por la prueba que ella estaba pasando, era mi deber de apoyarla aunque fuera en la oración.

Lo cierto es que esa Fe inquebrantable de Verónica, la llevo a que los cielos se abrieran durante todo el proceso de las operaciones que su madre requería, los exámenes, las quimios y todos los procedimientos que se necesitaban se concluyeron al cabo de un año y un piquito más, demostrando así que para Dios no hay imposibles. Aun sabiendo lo difícil que puede ser que este tipo de procedimientos se hagan en tiempo récord, a ella eso no le importó y confió en Dios.

El año pasado, la misma Verónica me contó que Dios había manifestado su Gloria en la vida de su mami, porque los exámenes demostraban que se encontraba libre de células cancerígenas. ¡Vaya Noticia! El día que Vero me contó, lloré muchísimo, Sabía que el poder de Dios no tenía limites y que en definitiva cuando estamos decididos a algo, él sí o sí nos escucha.

No por nada Verónica lleva ese nombre por que su significado le hace honor ´´Mujer Victoriosa´´, eso es lo que la define, porque a pesar de las dificultades ella mantiene el espíritu alegre, con su sensibilidad que la caracteriza, el sentido del humor que hace reír a tantos y ese espíritu de Luchona que tiene dentro de ella es lo que la hace fuerte y llena de gran valor.

Posiblemente Verónica tenga más historias sobre su vida, pero la que conozco y más me han marcado ha sido la de la enfermedad de su madre, Ella me enseñó que una mujer debe de ser fuerte e inquebrantable, y que una mujer inquebrantable es la que se rinde ante Dios, se abandona a su voluntad y confía ciegamente en él.

Quizás muchas mujeres hoy se puedan sentir identificadas con la historia de Verónica, porque el Cáncer es un mal que afecta a muchos. Pero, así como Vero decidió a abandonarse a la voluntad de Dios, así mismo cada una de nosotras necesitamos entender su voluntad.

Por eso mi Homenaje de hoy es para Verónica, una Mujer Increíblemente Inquebrantable

Hannia Castro

ADM MUJER INQUEBRANTABLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s