Mujeres increíblemente Inquebrantables: La historia de Guisella, La mujer y madre fuerte

La mujer Increíblemente inquebrantable de Hoy: La historia de Guisella, La mujer y Madre fuerte

Homenaje a Guisella Garcia

Hoy en el último día de la semana en Honor a Mujeres increíblemente Inquebrantables, he decido homenajear a una mujer que simplemente es impresionante, a la que desde el primer día que conocí la admiré por su lucha constante, su esfuerzo diario por hacer las cosas bien y por la fuerza que posee que la caracteriza.

Guisella es una mujer maravillosa, ella desde muy niña ha pasado por una serie de acontecimientos que quizás para muchos pueden ser la excusa perfecta para no salir adelante o victimizarse de su vida, aludiendo que no se tuvieron las oportunidades, o que simplemente mi pasado no fue el mejor; sin embargo, su espíritu de fortaleza, sus deseos de superación y su forma diferente de ver la vida, la llevaron a convertir lo malo en bueno.  

A los 4 años la madre de Guisella enfermó de cáncer, ella era madre soltera con tres hijas de las cuales Guisella es la menor, su madre a pesar de que su cuerpo no soportaba más no podía descansar sabiendo que dejaría a sus tres hijas a la suerte de la vida, tenía miedo de que fueran separadas si ella fallecía. Su abuela quien vivía en los Estados Unidos, le prometió a la madre de Guisella cuidar de ellas, para que ella se sintiera aliviada y pudiera descansar. De esa manera su madre mientras agonizaba al recibir la promesa de que la abuela cuidaría de sus hijas, falleció cuando Guisella tenía 5 años.

¿Cómo le explicas a una niña de 5 años que su vida ya no será igual, que perdería lo más importante de su vida y que su vida tendría que continuar aún con su ausencia? Lo cierto es que su abuela luego de la que la madre de Guisella falleciera volvió a los Estados Unidos, ella tenía una vida hecha allá con su esposo y mientras lograba arreglar el tema del papeleo pasaron 2 años en que las tres niñas quedaron al cuido de su joven Tía hermana inseparable de su fallecida madre.  

Cuando su abuela regresó de USA, en cumplimiento a la promesa se las llevó con ellas a vivir con ella y su esposo a Tres Ríos, pero la señora tenía un concepto errado de lo que era la crianza de los niños y las agredía constantemente. El esposo de su abuela, el abuelo John, fue quien las defendió incansablemente, él había sido un niño agredido y no soportaba ver que su esposa agrediera a sus nietas. Eso empezó a generar una serie de problemas en su matrimonio hasta el punto de que se divorciaron, simplemente él no toleraba que su esposa agrediera a las tres niñas.

Su abuela compró otra casa en Desamparados y se llevó con ellas a las chicas que ya empezaban a hacerse adolecentes. Cuando cada una de ellas empezaron a cumplir 15 años, se fueron escapando de la casa de la abuela, cada una prefirió seguir sus caminos lejos de la señora para poder de esta manera buscar una mejor vida y se aventuraron a enfrentar nuevos caminos.

Cuando Guisella cumplió sus 15 años, una vez finalizado su tercer año del colegio y siguiendo los pasos de sus otras dos hermanas se escapó de casa y se fue a vivir a la casa de la suegra de su hermana mayor, de esta manera empezó a buscar trabajo y como para recompensar la ayuda se le daba le ayudaba con los quehaceres de la casa de la señora o más bien el Angel que la había recibido mientras veía que hacía con su vida. Al cabo de dos meses de estar viviendo en la casa de esta señora, el papá de Guisella la encontró y se la llevó a vivir con él.

Para ese entonces Guisella estaba empezando su cuarto año del colegio, su padre quien la había recibido en su casa la había ayudado a comprar los útiles escolares para que ella pudiera seguir estudiando; se esmeraba dándole cariño con el fin de recuperar tantos años perdidos, sin embargo, por circunstancias de la vida ella decidió dejar la casa de su padre y se fue a vivir adonde una tía hermana de su padre que la acogió como una mamá en su hogar por 8 años.

Así fue como entonces para poder ayudarse con el colegio aparte de la ayuda que la tía le daba empezó a trabajar como salvavidas y vendedora de tiquetes en un centro de recreación los fines de semana mientras logró sacar su Bachillerato.

Luego de que terminó el colegio, comenzó a trabajar como operaria en una empresa de dispositivos electrónicos, entre semana trabajaba ahí y los fines de semana en el centro recreación, ella necesitaba pagar sus estudios de inglés y su Universidad por eso se sobre esforzaba para poder lograr lo que tanto anhelada.

Con el pasar de los años, fue creciendo y formándose como una mujer muy luchadora, comenzó a trabajar desde muy jovencita para poder salir adelante por ella misma, su deseo de superación la hizo no quedarse estática en el mismo lugar esperando que las cosas llegaran a ella, sino más bien trabajar fuertemente, de manera extraordinaria para alcanzar el éxito e ir por detrás de todos y cada uno de sus sueños.

Conforme ella se iba profesionalizando, iba escalando puestos, como una mujer guerrera y luchadora, ella no le tenía miedo a decirle sí a cualquier tipo de puesto, trabajando en lo que se le ofreciera y siempre dispuesta a aprender nuevas cosas. Fue operaria, recepcionista, asistente de líder de producción, planeadora, compradora, encargada de servicio al cliente hasta manejar todo el ciclo de la cadena de abastecimiento en determinado momento.

Todo este esfuerzo de ella la llevó a comprar su propia casa, poseer su propio carro y formarse una carrera exitosa. Cuando tenía tan solo un año de haber tenido su casa, ella a raíz de una relación quedó embarazada de su hija Sofi, la cual llegó a complementar y ser la luz que ella necesitaba para saber que la vida a pesar de lo difícil que pueda parecer sigue siendo muy hermosa.

Sofi para Guisella es toda su vida, ella es una madre ejemplar, cuando la conocí hace ya casi 5 años, vi en ella la dedicación y el amor que pone por tener a su hija en las mejores condiciones. Al igual que Sofi, el abuelo John la acompaña en su vida y ella como una gran luchadora trabaja como nadie más, con tal de ofrecerles lo mejor a ambos.

Yo admiro la lucha de Guisella, su fortaleza, su amor por su hija, su dedicación a su abuelo, su pasión por lo que hace, lo que me lleva a entender que no importa que tan malas cosas nos ha pasado en la vida, la decisión de estar bien o mal viene de cada uno de nosotros.

Ella me enseña todos los días que lo peor que puede hacer una persona es quedarse estático, permitir que la mediocridad se apodere de nosotros.

La historia de Guisella es quizás de todas las historias que he escrito en estos días la que más me impacta, porque ella es hoy una madre soltera que ha sabido salir adelante con su propio esfuerzo sin permitir que su pasado detenga su camino, ella nunca se victimiza, por el contrario, su pasado la fortalece para alcanzar todo lo que se propone.

Yo veo todos los días, su empuje por hacer su trabajo con excelencia, las horas que sacrifica por tener a su hija en las mejores condiciones, la dedicación que pone al hacer su labor, las cosas que sacrifica a nivel personal por poner a su familia en primer lugar.

Ella es una mujer decidida que disfruta de la vida, una que me enseña que no es el pasado lo que define nuestro futuro, sino nuestra actitud a como vemos la vida la que nos dará el éxito, ella es una mujer y madre ejemplar, su espíritu de lucha la lleva a los lugares más altos. Es por eso y mil cosas más que este Homenaje de hoy para ella, Por ser una Mujer Increíblemente Inquebrantable.

Hannia Castro

ADM MUJER INQUEBRANTABLE

Editado por Guisella Garcia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s