Perfectamente, Imperfecta

¡Soy Perfectamente, Imperfecta!

Hace algunos días vi, una serie de noticias en referencia especialmente al físico de las mujeres. De repente por ahí me encontré un artículo que se titulaba ´´ Los Fans de Celine Dion están preocupados por su extrema delgadez´´, o en otra; ´´ Selena Gomez enciende las redes sociales por sus Fotos posando en biquini, donde se muestra con kilos de más´´, o también ´´A Kim Kardashian le gusta que sus hermanas la llamen Anoréxica´´.

¿Se dieron cuenta? Hemos estereotipado la belleza de tal manera que, por más figuras públicas, símbolos de perfección o sensualidad, por más dinero que poseamos, siempre seremos juzgados por la apariencia externa sin importar cuan valiosas seamos en nuestro interior.   

Algunas porque son sumamente delgadas, otras porque están gordas o pasaditas de peso, otras por sus extremos de vida lujosa que las llevan a convertir en moda cualquier cosa, unas muy altas, mientras otras muy bajas, otras que se maquillan demasiado y otras parece que el maquillaje no existe, otras porque no cumplen con los requisitos de ´´perfección´´, u otras porque simplemente necesitan vender sus imágenes para enriquecer sus egos. 

¡Que vacío y superficial se escucha todo!

Muchas mujeres viven sumidas en la búsqueda de una perfección física, olvidando que lo más importante no es el exterior sino lo que se lleva en el corazón.

Comer sano es importante, hacer ejercicio es importante, cuidar de nuestra higiene personal es importante, vestirnos adecuadamente y maquillarnos para vernos hermosas es importante; más ninguna de todas las anteriores son esenciales, ninguna debe de prevalecer sobre la importancia del crecimiento y valor del ser mujer y en ninguna de definir por ningún motivo, nuestra felicidad.

Una mujer no debería de depender de lo exterior para elevar su autoestima, la mujer debe de descubrir que es hermosa por el simple hecho de ser mujer, por esa sensibilidad que la caracteriza, por ese espíritu de guerrera que la hace luchar por lo que quiere, por esa capacidad de amar y perdonar incansables veces.

Todas las mujeres deben de ser capaces de ser felices por lo que son, saber aceptarse con sus imperfecciones, con sus debilidades, con sus defectos.  ¡Toda mujer debería ser capaz de mirarse al espejo y decir, me acepto y me amo porque soy ¡Perfectamente, imperfecta!

La mujer que es libre sabe que no necesita de lujos, joyas, o cirugías plásticas para lucir más hermosa de lo que ya es, entenderá que su verdadero valor lo lleva dentro de ella, y que el exterior es tan solo el estuche de un corazón noble, puro, bondadoso, amoroso y perfecto que se debe de cuidar.

¡El cuerpo joven se cuida y se mantiene, pero envejece! Y no habrá nada en el mundo que pueda impedir que se arrugue y se maltrate con el pasar de los años. Por eso la superficialidad, del cómo me veo físicamente puede dañar y arrancar la verdadera imagen del ser MUJER, puede quebrantar la libertad y convertirnos en esclavas de lo que otros dirán, esclavas de los estereotipos, esclavas de un mundo superficial.  

Por eso no permitamos que los estereotipos consuman nuestro valor de ser mujeres valientes, aquellas que día a día luchan en su rutina constante, por hacer las tareas diarias, proteger a su familia, superarse profesionalmente, formar una familia, ser madres, hijas, esposas y aparte de eso, verse bien y cuidar de sí mismas.   

Cuando se antepone una imagen de perfección superflua, antes de nuestra felicidad, nuestra libertad y nuestro amor propio, para encajar en un mundo que nos quiere ver como muñecas de porcelana cumpliendo estereotipos, no es un acto de una mujer plena, sino de una que vive sumida en cadenas de lo superficial.

El afán de vernos perfectas, nos lleva a cuidar más de nuestro exterior, olvidando por completo la importancia de alimentar nuestro espíritu, nuestra alma, nuestra autoestima, nuestro amor propio.

Por eso es importante que aprendamos a conocer nuestro valor, conocer cuan amadas somos por Dios y cuan privilegiadas somos de ser mujeres; para de este modo podamos entender y aceptar que somos Perfectamente, Imperfectas.


´´Toda tú eres hermosa, amada mía, bella en todo sentido´´ Cantares 4:7.  

Hannia Castro

ADM Mujer Inquebrantable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s