Me he ensimismado

‘’Me he ensimismado’’

Mujer Inquebrantable

Durante algún tiempo en mi vida, he cerrado la puerta de mi corazón por el miedo a verme fracasada, he huido de los problemas para no enfrentarlos, me he alejado de muchas personas para no tener que dar explicación de mis errores, de mis malas decisiones, he cortado mis alas por el miedo a fracasar, me he alejado de Dios por vergüenza a lo que le he hecho; en otras palabras, me he ensimismado.

Que difícil puede ser en ocasiones enfrentarnos como humanos, mirarnos al espejo y ver más allá de lo que a simple vista podemos ver; ¿Cuantas veces al estar frente al espejo, vemos con sinceridad lo que realmente somos en esencia, sin máscaras, sin tapujos?,¿cuantas veces miramos a lo interior y nos preguntamos; ¿Me acepto como soy? ¿Me amo tal cual soy?

Las constantes preguntas han estado en mi cabeza por años, pero muchas veces yo misma ni siquiera me he podido responder. Esto debido que por muchos años he vivido tratando de agradar a otros, desde la percepción de ellos, sin poner atención a lo más importante, la percepción que debo de tener de mi misma.

Les puedo decir que, durante mucho tiempo en mi vida, me pasé los días viendo tan solo lo malo que me ocurría, me perdí el disfrutar los colores de la vida, el compartir con mis amigos, el sonreír más a menudo, el ser más feliz y disfrutar de cada despertar como el regalo maravilloso que nos da Dios.

Muchas veces por estar encerrada en el pasado que no había sanado y mucho menos perdonado, pensaba que todo lo que me ocurría era obra de que Dios me quería castigar, debido a las malas acciones y decisiones que había venido arrastrando por años, nunca creí en el Perdón de Dios y mucho menos creí en que yo podía dejar el pasado de lado y comenzar una nueva vida.

Lo cierto es que ni Dios me quería castigar, ni yo quería ver la realidad. Ocultar mi cabeza en la tierra como si fuera un avestruz era una de mis acciones más comunes, huir de mis problemas sin deseo alguno de enfrentarlos, eran mi arma contra mí misma, todo era el resultado de no querer enfrentar mi verdadero yo.

Encerré mi corazón, mostré un rostro fuerte, ese rostro que todos querían ver en mí, pero pocos sabían que detrás de aquella mujer determinada e ´´INQUEBRANTABLE´´, se escondía una mujer temerosa de sí misma, sumisa y necesitada de cambio en su ser, pero con miedo al qué dirán, no se enfrentaba ni permitía que nadie la enfrentará.

 Me ensimismé durante tanto tiempo, que olvidé el sentido de la vida, olvidé que como humanos podemos fallar, que podemos cometer errores, que podemos no siempre tener la razón, no siempre ser exitosos, o no siempre lograr lo que nos propongamos; pero que sin importar que tanto hemos fallado, o que tanto nos han herido, siempre el sol vuelve a salir cada día, siempre hay una salida, siempre hay una solución.

El problema de ensimismarse, es que te conviertes en una persona solitaria, una persona que prefiere caminar lejos de todos para no ver las realidades que encierran su mundo. Ensimismarse es sinónimo de aislamiento. Podemos pasar mucho tiempo en nuestros trabajos, en nuestras casas, en nuestro estado de confort creyendo que se está haciendo lo que se gusta, cuando la realidad es que se está tratando de huir de la situación que se encuentran a su alrededor; huimos de enfrentar el mundo y lo que trae consigo.

Pasé 9 años de mi vida, ensimismada; convenciéndome a mí misma que estaba bien; haciendo las cosas por mi cuenta, que no necesitaba de una pareja, o de las personas para alcanzar mis metas, cuando en realidad me pase estos años ocultando el miedo que no me permitía ser libre, que no me permitía ser feliz, que me alejaba de la posibilidad de encontrar una plenitud verdadera.

Aprender a enfrentar, aprender a amarse a sí mismo, a crear un ambiente que siempre es mejor dos que uno, nos enseña que no importa cuánto hemos fallado, La misericordia de Dios es infinita y siempre habrá personas a tu alrededor dispuestas a extender una mano para ayudarte, que no podemos pretender vivir este mundo en solitarios, que siempre tendremos la necesidad de tener a otros cerca nuestra para enfrentar la vida juntos.

Por eso, si hoy sientes que lo mejor es huir de tus problemas, si sientes que no puedes enfrentar tu prueba por vergüenza o miedo al qué dirán. Recuerda siempre que la verdad nos hace libres, y para ser libres es necesario primeramente enfrentarnos a nosotras mismas, para luego enfrentar al mundo y con el mundo empezar a trabajar juntos para ser feliz.

Hannia Castro

Adm Mujer Inquebrantable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s