Creer en Dios o Creerle a Dios

‘’Creer en Dios o Creerle a Dios’’

MUJER INQUEBRANTABLE

Quizás puedas pensar que creer en Dios es lo mismo que creerle a Dios, lo cierto es que no es lo mismo; ya que creer en Dios es reconocer su existencia, es tener la conciencia de su presencia, de su amor, de su protección y respaldo.

Creer en Dios es construir y orientar su vida conforme a la palabra de Dios, es tener la certeza de que el universo se mueve a través de su misericordia y amor, es mantener la llama de su espíritu encendida en el corazón, y permitirle que se hospede en nuestra alma, es llenarse de su presencia para transmitir a otros su amor.  

Creer en Dios puede tornarse muy fácil, muchas veces desde niños somos inculcados en una Fe hacia un ser supremo que nos da el alivio, el descanso, un ser que nos protege, que nos soporta en tiempos de tempestad y que por supuesto nos cuida desde el Cielo. Y cuando somos grandes podemos elegir seguir creyendo en su existencia, o simplemente descartarlo de nuestra vida ante el libre albedrío que poseemos.

El problema está, en que, aunque sabemos que él existe, aunque hayamos tenido encuentros con él, aunque él mismo Dios haya manifestado su misericordia y amor en nosotros, lo más difícil es CREERLE. Como seres humanos siempre tendemos a cuestionar, a dudar y permitir que las inseguridades invadan nuestra vida.

Por eso es importante estar en la conciencia de que yo puedo decir que Creo en Dios, pero decido creerle; decido creerle que él cumplirá sus promesas, decido creerle que todo estará bien porque él me lo prometió, decido creerle que cuando me Dijo que me amaba, era real porque lo demostró dado su vida en una cruz y que cuando me dijo que nunca estaría sola, es porque él siempre está de nuestro lado cuidándonos.

Creerle a Dios, involucra decisión. La decisión de no permitir que la desesperación nos aleje de sus promesas, que los miedos nos arrebaten los sueños y propósitos que Dios ha destinado para nuestra vida, que las incertidumbres no nos llenen de dudas en nuestra mente y nos impulse a rendirnos, arrebatándonos sus bendiciones.

Creerle a Dios, es permitirse a sí mismo confiar que lo mejor siempre está por venir, es tener la certeza que no importa que tan grande sea la prueba, él siempre protege a sus hijos y les da las herramientas para que puedan salir adelante, es aceptar que la mejor manera de salir adelante es sostenidos de su mano.

Creerle a Dios, es confiar, es tomar posesión de nuestra vida, de nuestros sueños, de nuestras metas, de nuestros anhelos y rendirlos delante de su presencia. Es conversar con él todos los días, es llorar con él, reír con él, caminar con él; Creerle a Dios es saber hacer siempre su voluntad sin discutirle, sin confrontarlo, sin dudar.

Creerle a Dios, es entender sus preceptos y aceptarlos en nuestra vida, es saber que cuando le clamamos, él nos escucha, es mantener la fe inquebrantable a pesar de las pruebas, es cuidar nuestra alma, nuestra esencia; es proteger nuestra vida de todo aquello que nos aleja de él. Es decidirse a caminar siempre de su lado y vivir una vida en gracia de Dios.

Por eso hoy, Decídete a Creerle a Dios  

´´Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye´´.  I JUAN 5:14

Hannia Castro

ADM Mujer Inquebrantable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s