Muéstrame tu Gloria

“Muéstrame tu Gloria”
Mujer Inquebrantable

En Éxodo 33:18, Moisés le pide a Dios que le muestre su Gloria.

Moisés había sido elegido por Dios, para que liberará a su pueblo de la esclavitud de Egipto, para que los guiará hasta la tierra prometida y fuera quien se encargará de darle sus leyes al pueblo de Israel, de esta manera Dios había dado su promesa que tendría su respaldo y protección.

Sin embargo, Moisés, en algún momento sintió que Dios no estaba siendo justo con él, o quizás que no sabía cuál era el plan real que Dios tenía, el sintió que necesita saber más del plan de Dios, porque sentía que nada de lo que hacía tenía sentido.

Mientras caminaba en el desierto y aún sabiendo que contaba con el favor de Dios, su corazón lo movió a necesitar un prueba y asegurarse que el camino que llevaba era el correcto y que a como Dios decía que confiaba en él, así también se lo demostrará.

Entonces en un acto humano pide a Dios que le muestre su Gloria, para seguir confiando en su plan, para comprender su favor y asegurar al pueblo de Israel como el pueblo de Dios.

¡Así Dios lo hizo!, aún siendo Dios sin tener que demostrar nada, lo hizo con Moisés porque confiaba en él, sabía y conocía su corazón, Dios sabía que Moisés cumpliría su propósito.

Quizás algunos dirán, Moisés fue un altanero con Dios, como es que un humano le pide pruebas a Dios,o se dirige de esa manera al padre, si siempre hay que hacer su voluntad?

Lo cierto es, Moisés pudo decirle eso a Dios, precisamente por la cercanía que tenía con él, no era sólo por ser un elegido, sino que Moisés y Dios eran amigos, eran cercanos.

Por eso Dios le concedía los favores y se mantenía siempre a su lado, cumpliendo cada una de sus promesas, acompañando y guiando a Moisés para que pudiera cumplir su plan hasta encontrar la tierra prometida.

Muchas veces nosotros los que nos llamamos Hijos de Dios, nos sentimos tan alejados del Padre, porque no tenemos relación con él, no oramos, no clamamos, no conversamos con él.

Vemos a Dios como un ser lejano de alcanzar o inclusive podemos pensar en que Dios nos va a castigar o juzgar, por todo lo que he hecho y nosotros mismos no nos hemos perdonado.

Pero nada de esto es Cierto; cuando aprendemos a relacionarnos con Dios, cuando descubrimos que él no es castigador sino un juez justo, cuando aprendemos a descubrir su misericordia, y nos acogemos a su manto protector, cuando le hablamos de nuestros problemas y somos capaces de solicitar su consejo ante una decisión, nos volvemos cercanos a él, y es ahí cuando somos capaces de perdirle de su auxilio y favor.

Todos somos llamamos a ser Reyes, sacerdotes y profetas, Moisés no tenía una condición diferente a usted y a mí, él también era humano y pecaba al igual que nosotros.

Lo que hizo diferente a Moisés, es que él no esperó a que la montaña viniera hacia él, sino que subió el Sinaí y se encontró con Dios, tomó la decisión de decirle sí al plan que Dios le dió, y mantuvo siempre la lealtad y cercanía con el Señor.

No se rindió, no perdió la Fe, no negó al Dios que guiaba su vida, por el contrario saco a su pueblo de la esclavitud, les dió sus leyes, los guió a la tierra prometida y mantuvo una vida de testimonio que daba fe de la existencia del Dios vivo.

Esa cercanía hizo que Moisés pudiera decir a Dios: Señor Muestrame tu Gloria…

Esa cercanía es la que debemos tener con Dios, para nosotros sentir la libertad de poder decir al Padre: Señor muéstrame tu Gloria.

Hannia Castro

ADM. Mujer Inquebrantable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s