Viaje al interior de tu corazón

Viaje al Interior de tu corazón

En ocasiones nos preparamos en la vida para hacer un viaje, hacemos la maleta, la lista de cosas por llevar, definimos el hospedaje y el presupuesto para el viaje, nos aseguramos que el pasaporte no esté vencido, investigamos sobre la ciudad a la que visitaremos, sentimos que necesitamos  tener todo bajo control, para no pasar una mala experiencia que nos pueda arruinar el viaje.

Cuando sabemos que tenemos todo listo y bajo control, hacemos el viaje, nos apegamos al plan, quizás a veces cambiamos algunas cosas, pero por lo general nos vamos a la segura, porque estaremos como extranjeros en un país o ciudad que no es la nativa y posiblemente su cultura, tradiciones y viviencias sean de manera muy diferentes a la nuestra, por lo cual necesitaremos  adaptarnos y asegurarnos de tener la mejor experiencia.

Pasan lo días, y conforme vamos conociendo el lugar nos sentimos ambientados y más cómodos, porque poco a poco vamos descubriendo la belleza, la cultura y todo lo que ese lugar nos puede ofrecer, vamos conociendo gente en el camino y nos adaptamos a sus modos de vida, de cierta manera vencemos el miedo de conocer algo nuevo.

Al terminar el viaje, nos sentimos felices porque sabemos que hemos ganado una nueva experiencia y nos entra el deseo de pronto volver a repetir la experiencia.

Todo suena tan bonito, ¿Pero que pasa cuando necesitamos hacer un viaje al interior de nuestro corazón?

No siempre hacemos la misma práctica, esto debido a que el miedo se apoderada de nosotros, descubrir lo que nos molesta, lo que nos hace felices, lo que amamos, lo que necesitamos desechar y sacar de nuestra vida, muchas veces puede convertirse en un viaje traumático, porque este viaje nos lleva a descubrir nuestro verdadero yo, porque  al hacerlo  quizás podemos encontrar un “mi mismo” no tan agradable como lo pensabamos. 

Este viaje siempre será necesario, porque solo haciendo este viaje seremos capaces de sanar, de liberarnos de lo que nos ata a una vida de tristeza, resentimiento, frustración o heridas que nunca se han sanado, y que por años las hemos tenido enterradas en las catacumbas del olvido.

Muchas veces, son heridas causadas por nosotros mismos, al tomar decisiones erróneas, o permitir vivencias que nos han hecho daño. Y lo más difícil que nos puede pasar es tener que enfrentarlas nosotros mismos.

Quizás, también; encontremos la parte sensible que no deseamos mostrar a nadie, por ese afán de mantenernos fuertes ante el mundo, para no ser pisoteadas/os por los demás, debido al concepto erróneo de que sencibilidad es sinónimo de debilidad, o quizás descubrir ese amor oculto que preferimos ignorar, para no herir más nuestro corazón, por ese miedo de volver a amar.

Lo cierto es que el viaje al corazón, será de confrontación, y posiblemente sea el camino más difícil que se deba atravesar. Pero será el viaje y camino más necesario que tenemos que hacer.

Solo haciendo este viaje, aprenderás más de ti, te conocerás más, te perdonarás y perdonarás a quienes te han hecho daño, descubrirás tus pasiones, tus anhelos y sueños, encontrarás que no eres perfecta/o, y que siempre necesitarás de ti mismo y de Dios para salir adelante.

El viaje al corazón, es el viaje a la sanidad, a una vivencia de una vida más plena e integral. Vence tu miedo a descubrir tu verdadero yo, eso te dará sabiduría y te enseñará a crecer como persona, como hombre o mujer y  como hija/o de Dios.

Hannia Castro
ADM MUJER INQUEBRANTABLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s